Revisitando Love. Angel. Music. Baby. de Gwen Stefani

11/23/2019



Suelo tener seguido conversaciones con amigos sobre álbumes que marcaron nuestras vidas. También suelo tener conversaciones sobre álbumes que marcaron las carreras de nuestros artistas favoritos. Me gusta debatir sobre los impactos culturales de los álbumes pop. Me gusta leer artículos y tweets sobre las opiniones o historias detrás de sus discos pop favoritos. He visto como se mencionan álbumes al estilo de Blackout (Britney), Bionic (Christina Aguilera), Confessions On a Dance Floor (Madonna) o The Fame Monster (Lady Gaga) como trabajos extraordinarios y que han influenciado el sonido del género pop en los últimos años. Pero he visto también como en muchas conversaciones nos olvidamos de otros trabajos o artistas con obras que marcaron una era y pensando justo en eso me llegó a la mente un álbum que he repetido en los últimos días: Love. Angel. Music. Baby. de Gwen Stefani.

Después de sus días en No Doubt, lo que era un proyecto aparte de la banda se convertiría en su álbum debut como solista a finales del 2004. Love. Angel. Music. Baby. al comienzo puede sonar como una mezcla de sonidos poco coherentes y de hecho parecía más un experimento por parte de ella de explorar en diferentes géneros para encontrar su propio sello como artista. De hecho recuerdo que la primera vez que escuché el álbum solo disfruté unas 4 canciones y me olvidé por completo del resto porque simplemente no sentía una conexión con el estilo de pop que yo como oyente disfrutaba en esos momentos.

15 años después Love. Angel. Music. Baby. es un trabajo que se siente más como la predicción de cómo sonaría el pop en los años siguientes. Escucharlo hoy tiene una sensación diferente, porque aunque está de moda decir que un disco “está adelantado a su tiempo”, esa frase aplica perfectamente para este álbum. Gwen Stefani buscó un trabajo que mezclara los diferentes sonidos de los años 80 y plasmarlo en diferentes géneros que van desde el electropop, el dancehall, el rock, R&B y sonidos más urbanos en un solo disco. Si escuchamos con atención en Love. Angel. Music. Baby. nos podemos encontrar con sonidos que nos pueden transportar a otras divas pop: suena a Britney, suena a Rihanna, suena a Madonna, suena a Lady Gaga, suena al pop que hemos escuchado en el 2007, en el 2011, en el 2019. Stefani en el 2004 hizo un trabajo que predijo el rumbo del pop y se estableció como una fuerza pop.

Se tomaron riesgos. Iniciar la promoción del álbum con What You Waiting For? era todo un reto porque es de los temas menos comerciales. Tal vez hoy la escuchemos y pensemos en lo pegadizo del coro o lo increíble que es el video musical, pero en el 2004 el panorama en los charts estaba influenciado por sonidos más urbanos y Usher dominaba las listas, pero aunque el éxito comercial fue moderado, también hay que decir que fue la mejor manera de iniciar la promoción y marcar una diferencia. Los siguientes sencillos fueron elecciones  que iban mas acordes a los sonidos de radio de la época convirtiendo a Rich Girl en su primer Top 10 como solista en el Billboard Hot 100 y con la llegada de Hollaback Girl que se convirtió en su primer y hasta ahora único #1 en el chart y durando 4 semanas en la posición de honor, desplazando a Candy Shop de 50 Cent.




Igual que ha pasado con muchos álbumes pop, Love. Angel. Music. Baby. suena mucho mejor hoy que en su época de lanzamiento. El álbum es un reflejo de independencia, de sueños y de proyectos por cumplir, y marca las diferentes emociones que se viven entorno a esa lucha, también explora las diferentes emociones, etapas e interpretaciones del amor y hay espacio para divertirse, bailar y hablar de cultura japonesa. What You Waiting For? refleja las dudas y los miedos de dar el paso por cumplir esas metas, de ese estado creatividad, de expresión, de dejar que los miedos se escapen y es la manera perfecta de comenzar el álbum. Ese viaje no lo realizó sola y eso hace que Love. Angel. Music. Baby. sea tan interesante, porque Stefani trabajó con diferentes compositores, productores y artistas para plasmar sus historias y crear sonidos únicos. Linda Perry, Dallas Austin, Andre 3000, Dr. Dre, Pharrell Williams, entre otros, son algunas de esas colaboraciones en composición y producción que lograron dar ese sonido especial al álbum.

Si debo elegir mi favorita del álbum a nivel personal me quedo con Danger Zone. Recuerdo bien tener esa canción en repeat cuando salió el disco. Escucharla hoy tiene un peso mayor porque es una letra muy fuerte sobre estar en una relación tóxica, llena de secretos y en la que no te sientes en completa comodidad y tranquilidad. Para mí es interesante porque ese tipo de letras se presta para canciones dramáticas y baladas cortavenas, pero Danger Zone termina siendo un electropop experimental donde Stefani vocalmente juega con diferentes emociones, esas donde se cuestiona de estar  aceptando todo lo negativo de la relación, donde demuestra miedo y grita que no es justo lo que pasa a su alrededor y plasma en los coros la incertidumbre de toda la situación, mientras la melodía pop va cambiando entre los versos y los coros, logrando un ambiente que se mueve entre el miedo, la ironía y la locura de lo que relata en su historia.

Love. Angel. Music. Baby. es un álbum para escuchar a todo volumen, para vivir sus historias, para bailarlo y cantarlo. No solo marcaba un inicio a nivel artístico para Stefani, también marcó el inicio de una era musical, porque su influencia se siente en álbumes como Loose de Nelly Furtado o el debut de Fergie como solista The Dutchess. Este álbum es una exploración artística, una banda sonora que marca como los sonidos pop comenzaron a evolucionar a finales del 2004 y daba comienzo a una era donde el género comenzó a experimentar con más fuerza con los sonidos electrónicos y urbanos dando como resultado los sonidos que fueron los más imponentes entre el 2005 y 2007, logrando también influenciar a los artistas que en los últimos años han creado trabajos inspirados en esos estilos. Adicional, este álbum se lanzó durante los cambios donde la era digital comenzó a tomar más fuerza y fue Hollaback Girl una las canciones que logró uno de esos primeros impactos, convirtiéndose en la primera canción en lograr vender más de un millón de copias digitales.

Escuchen Love. Angel. Music. Baby. y mientras lo hacen me encantaría saber cuál es su canción favorita del álbum.


You Might Also Like

0 comentarios