Kylie - Golden (review)

4/11/2018



Kylie está de regreso con Golden, con estilo nuevo, un sonido diferente e historias para contar.

Con Golden y su sonido country muchos tenían dudas, en especial aquellos que deseaban regresar a la pista de baile con melodías electrónicas, pero recibimos de Kylie un trabajo más personal, explorando nuevos caminos creativos.

Lo primero para tener en cuenta es que Golden no es un álbum country, es simplemente un álbum pop, un álbum muy Kylie, con una fuerte influencia de los sonidos de Nashville, pero al final, no es un trabajo que entre dentro de una categoría musical específica. Sigue siendo un álbum pop, con canciones para bailar, con ligeros toques electrónicos y ese estilo único característico de su discografía.

Ese toque country que se escucha en Golden es especial porque es justamente ese estilo el que le da una personalidad profunda y mucho más personal al álbum, resaltando las letras y las historias que Kylie quiso contar. Pero a pesar de su ruptura amorosa, Golden no se siente como un álbum dramático, de hecho es sorprendente como cada uno de los temas (la muerte, las relaciones, el corazón roto, la vida en general) se aborda con mensajes positivos, llenos de energía y principalmente de buenos recuerdos. Es un álbum hecho con amor, incluso en las canciones más melancólicas, siempre se siente la emoción de querer levantarse, seguir adelante, dejar ir las cosas sin rencores o remordimientos. En los últimos años muchas estrellas pop nos han vendido álbumes como "los más personales de su carrera" y en este caso como oyente y fan de Kylie, compro la idea y lo creo en su totalidad.

Siendo honestos, uno de los puntos débiles en la discografía de Kylie Minogue han sido las baladas, pero en esta ocasión hay que reconocer que ha hecho algunas de las más sobresalientes de su carrera. La honestidad en Sincerely Yours, la melancolía de Radio On, pero en especial la vulnerabilidad en Music's Too Sad Without You hacen de la experiencia de este disco algo más privado y logra conectar en un nivel más personal. Para los que buscan algo más pop Dancing es literal perfecta para bailar, Golden celebra la vida y sobresale el sonido disco de Raining Glitter.




Golden es todo un evento para los fans de Kylie, de esos que se ven cada cierto número de años. Golden es hoy lo que Impossible Princess fue para muchos en 1997: una reinvención, un experimento, una manera de plasmar historias, de buscar inspiración fuera de la zona de confort, de darle protagonismo a las letras, pero principalmente de darle espacio para que su voz exprese lo que pasa en su mente y corazón.

Una recomendación final, toda esta experiencia Golden se vive mejor en vinilo. Si tienen la oportunidad de comprar este álbum en este formato, no se van a decepcionar, se siente mucho más íntimo disfrutarlo de esta manera.

Ya hemos vivido la Sex Kylie, Cute Kylie, Indie Kylie, Dance Kylie, ahora adoptemos con cariño a la Country Kylie.



You Might Also Like

0 comentarios