Kabah y los conciertos virtuales en tiempos de cuarentena

6/14/2020


2020 ha sido un año complejo, por obligación las industrias se han tenido que reinventar para mantenerse a flote, entre esas la industria musical que ha llevado a las discográficas, promotores de eventos y a los artistas a buscar formas de conectar con sus fans y promocionar sus lanzamientos.

Durante las primeras semanas de cuarentena era normal entrar a Instagram y encontrarnos con al menos 4 o 5 artistas realizando algo en vivo en esta red, ya fuera cantando o hablando desde sus casas. Fue una buena estrategia par mantener el contacto con sus seguidores, pero con el paso de las semanas estas acciones se convirtieron en paisaje y en algo molesto que muchos (como yo) evitábamos.

Pero la industria y los artistas no se pueden quedar quietos, así que muchos buscan nuevas opciones, y nosotros como seguidores también comenzamos a buscar alternativas para distraernos.

Entre mis compras impulsivas de los últimos días fue la de un concierto virtual. Las expectativas eran súper altas, en especial se trató de algo de curiosidad, porque en este estado de “nueva normalidad”, quería ver como se podía experimentar la música en vivo a través de medios digitales.

La oportunidad se dio con KABAH, un grupo que sigo desde niño y a los que quería ver este año ya que tenía planeado un viaje a México. Ya que todo se canceló y surge la opción de ver un concierto de manera virtual, pasé la tarjeta de crédito sin pensarlo dos veces.

Así que esto fue lo bueno, lo malo y lo terrible de mi primer concierto virtual, viendo en vivo a mis ídolos de infancia.

Lo bueno

Para comenzar, lo bueno fue el precio. No recuerdo el valor en pesos mexicanos, pero no pasó de los $38.000 pesos colombianos (10 dólares aproximadamente). La boleta incluía Meet & Greet y la mitad de las ganancias irían a donación. Así que fue una inversión baja para pasar un buen rato al ritmo de nostalgia pop y a la vez ayudar.

El concierto fue totalmente en vivo. Nada pre-grabado (excepto unas secciones de “comerciales” de la marca patrocinadora). Muchos tal vez puedan decir que era lo mismo que ver un DVD. Y sí, al comienzo puede parecerlo, pero tiene varios elementos que hacen que la experiencia sea única.

Un DVD llega a tus manos con cientos de ediciones para que la música y las voces se escuchen mejor, mientras en el concierto virtual todo pasó como si estuvieras en el recinto: escuchas la respiración, las risas, algunas desafinadas, la banda, las equivocaciones en la letra, todo lo que pasa es en vivo y espontáneo.

Tampoco se compara con un Instagram Live. Los KABAH y su banda se unieron en un recinto vacío, sin público y siguiendo todos los protocolos de seguridad que fueron mostrados durante el Meet & Greet. La banda tocó en vivo, tenían una pantalla que proyectaba gráficos para cada una de las canciones, cambios de vestuario, elementos de escenografía, fue un concierto de verdad y la energía siempre estuvo arriba.

Se disfrutó, se cantó, se bailó y algo que descubrí es que los conciertos virtuales son cuestión de actitud. Puedes quedarte viendo una pantalla por toda una hora o puedes decidir gozarlo donde estés. En mi caso me fui por la segunda opción, canté, moví mis brazos al ritmos de las canciones mientras tomaba cerveza en el estudio de mi casa.

 

Lo malo

Hay cosas por mejorar y como cualquier espectáculo en vivo siempre se van a presentar problemas (más a fondo en el siguiente punto).

Para mi lo malo de la experiencia fue la falta de interacción, en especial cuando hay una promesa de Meet & Greet y este no cumple con las expectativas.

Cuando inviertes en un Meet & Greet es porque mueres por conocer al artista, y al menos, tener la oportunidad de una foto para el recuerdo. Traducir esto al mundo virtual en mi mente no parece tan difícil, es decir, es algo que hacen con IG Live, donde uno está con la esperanza que el artista lea tu comentario o que incluso te invite a hablar durante la transmisión. Algo así me imaginé que podría pasar.

Pero el Meet & Greet del concierto fue una oportunidad perdida y una opción que si la quitabas del boleto, pudo ser simplemente el inicio del concierto.

Este Meet & Greet fue los integrantes mostrando el backstage y como para el evento se estaban cumpliendo con todas las normas de seguridad para ellos y el equipo (lo cual fue positivo de mostrar), pero después de 10 minutos se despiden para ir al escenario. Cero interacción, el chat no estuvo habilitado para que leyeran comentarios de los fans y al final muere esa promesa de conocer o lograr un acercamiento con el grupo. Una oportunidad desaprovechada, teniendo en cuenta que KABAH ya ha realizado varios IG Live donde sí conversan con los seguidores y gratis.

Lo terrible

LA PLATAFORMA. Sí, así en mayúsculas y gritado. El gran problema del concierto, fue el típico que viene de un tema de organización. Si en un concierto normal tienes que soportar filas, retrasos y problemas de logística, estos también se trasladan al mundo digital.

Para la banda esta era una primera vez, pero la empresa, en este caso econcerts, que se mostraban como expertos en la materia, fue todo un desastre total. La transmisión que debía comenzar con el Meet & Greet a las 8:40pm, resultó comenzando 1 hora después. Eso contando que desde las 8:20pm yo estaba intentando ingresar y la página no cargaba o no reconocía el boleto. Una hora tardó en comenzar todo de la hora propuesta, y aunque cuando comenzó todo salió bien en cuanto a transmisión, el chat falló, no se podía interactuar y en redes muchas personas vivieron problemas otro tipo de problemas y se perdieron gran parte del show.

El show que tenía varios tipos de boleta: general, Meet & Greet y After Party, pero al final parece que no valía de nada, porque las 3 secciones estuvieron activas para todos. Yo que no pagué After Party vi todo lo que sucedió en este porque mi sesión nunca cerró (de hecho el After Party parecía más como un Meet & Greet). Toda una experiencia terrible dentro de una plataforma que no terminó de convencer, que se saturó en el momento que los usuarios se conectaron y que no cumplió con las expectativas de los seguidores.

 

Esta fue mi experiencia en mi primer concierto virtual. Siento que si bien hay demasiadas cosas por mejorar, hay que darle aplausos al equipo y  a la banda por hacer un concierto en un recinto vacío y poder conectar a más de 3.000 fans en una transmisión paga con un concierto completo.

Esta es una experiencia que de seguro estaremos repitiendo más seguido, ya que por lo visto pasará mucho tiempo para poder vivir una experiencia real en conciertos como lo hacíamos antes. Fue un acercamiento diferente e interesante, pero que aún no está completamente desarrollado y al que aún le faltan muchas mejoras para crear una experiencia única para el usuario.

Lo disfruté a pesar de las fallas, pero me quedó faltando ese elemento único para recordarlo como una gran experiencia, simplemente me quedé con un OK y algunas capturas de pantalla para el recuerdo.

You Might Also Like

0 comentarios